BARBER

COMUNICACIÓN PARA LA INTERACCIÓN

Sobre Ferran

Ferran Barber es un periodista independiente. Ha concentrado buena parte de sus esfuerzos profesionales a investigar y divulgar asuntos de carácter social e internacionales. Especial atención ha prestado a las minorías. Su trabajo se ha desarrollado en más de medio centenar de países, en buena parte del entorno geopolítico de Oriente Medio, Europa del Este y África (Liberia, Sierra Leona, Yugoslavia, Mauritania, Rusia, Siria o Irak, entre otros).

Los artículos que recoge este blog fueron publicados desde 2013 hasta la actualidad en diferentes medios españoles de comunicación. En estos momentos, Ferran trabaja en un proyecto periodístico que tiene por finalidad investigar y dar a conocer la situación de la minoría cristiana de Mesopotamia. Con tal motivo, el periodista viajó en octubre de 2015 hasta Siria e Irak. Podéis hallar información adicional sobre el desarrollo de esta iniciativa en: www.cristianosorientales.com

La tripulación

Equipo de redacción

Conecta

En las redes sociales

Lo + reciente

  • "SON MÁS DE 1.000, PERO NADIE VA A HABLAR DE ESO"

    La ultraderecha española quiere renacer con una 'cruzada' contra el ISIS



    Unos 1.000 españoles se han interesado por unirse a la lucha contra los yihadistas en Irak y Siria, la nueva causa de muchos grupos de extrema derecha. Algunos están ya sobre el terreno

    FERRAN BARBER. ERBIL (IRAK)19.08.2016 – 05:00 H.

    Alrededor de un millar de españoles se han interesado hasta la fecha por unirse a las milicias que combaten al Estado Islámico desde el Kurdistán iraquí. Les alienta, entre otras cosas, la llamada a la 'cruzada' y a la lucha armada realizada por los responsables de la página de Facebook 'Apoyo voluntario a los españoles contra Daesh', que administran el falangista Jesús Muñoz Martínez y el ultra valenciano Juan Manuel Soria, quien en la actualidad se halla en Sinyar (Irak)proporcionando entrenamiento militar a una unidad irregular de combatientes de la minoría yazidí.

    Muñoz, en la actualidad responsable de comunicación de la organización de extrema derecha Trabajadores Nacionales Sindicalistas (TNS), culpa “al Gobierno de Madrid y a las trabas impuestas por el CNI” de que el número final de candidatos que en verdad se han desplazado hasta el país sea muy inferior al de los que desean hacerlo. “En realidad, son más de 1.000, pero nadie va a hablar de eso”, dice.

    “No han logrado impedir que nuestro crecimiento sea imparable”, añade. “Yo le ofrecí a Simón [Juan Manuel Soria] hacerme cargo de la página para facilitarle la tarea, y esta ha ido creciendo hasta acercarse a los 15.000 usuarios”. A día de hoy, y transcurridos algunos días desde la entrevista telefónica mantenida con el falangista, pasan ya de 16.000, pocos menos que los votos que obtuvo la lista de España en Marcha que Muñoz encabezó en las europeas de 2014, bajo el acrónimo de LEM. Esta candidatura agrupaba a franquistas, falangistas y neonazis de formaciones como Alianza Nacional, La Falange, el Nudo Patriótico Español, Democracia Nacional y el Movimiento Católico Español.

    En su lista, figuraban cinco de los detenidos por el ataque a la Librería Blanquerna de Madrid en la Diada de 2013, así como dos ultras encarcelados en 2006 portenencia de material explosivo, destinado presuntamente a cometer atentados en el País Vasco. “Gloria a los héroes de Blanquerna”, ha venido repitiendo el cabeza de lista de Falange desde entonces en buena parte de los actos de su organización, mientras hacía llamamientos a combatir la islamización de España, las autonomías y la llegada de inmigrantes.
    Juan Manuel Soria (derecha) y otro voluntario extranjero, durante una conmemoración del genocidio del pueblo yazidí.

    Pese a las dificultades que mencionan, los tradicionalistas aseguran que acaba de llegar una partida nueva de voluntarios procedentes de nuestro país, cuyo número e identidad no han revelado todavía. La principal preocupación de todos ellos es buscar una fórmula legal que les permita retornar después a España sin que un juez les impute por pertenencia a banda armada y tenencia ilícita de armas, tal y como sucedió, entre otros, con los dos comunistas que combatieron en Rojava junto a los izquierdistas kurdos.
    Evitando responsabilidades penales

    Entre los comentarios de los usuarios de la página de Muñoz, se insinúa que han dado con una fórmula legal para eludir las responsabilidades penales: hacerse con una licencia turca de armas y adherirse a algún grupo no incluido en el listado internacional de organizaciones terroristas. En el mismo sentido, Muñoz ha repetido de forma reiterada que el caso de Soria y el resto de los españoles en Irak es diferente al de los izquierdistas encausados, dado que poseen una licencia legal de armas y se han adherido a un ejército, en lugar de combatir con el PKK, una milicia incluida en el listado internacional de organizaciones terroristas. En realidad, los comunistas combatieron del lado de las Unidades de Protección Popular (YPG), tácitamente reconocidas por los Estados Unidos como uno de sus aliados en la lucha contra el ISIS, en Siria.

    Al menos, una parte significativa de los reclutamientos ha sido realizada por la organización Dwekh Nawsha Francia, y fueron inicialmente dirigidos hacia la base de la milicia asiria homónima de la que los galos tomaron el nombre. La Dwekh Nawsha ('los que se inmolan', en asirio) original, en Irak, es una pequeña partida militar creada por el Partido Patriótico Asirio (APP, según sus siglas inglesas), una formación secular sin representación parlamentaria y desprovista de ideología, más allá de su nacionalismo conservador asirio. Su principal responsable, Emmanuel Khosaba, decidió crear el grupo armado con un puñado de aldeanos cristianos (no más de una docena y media, en sus mejores momentos iniciales) poco después de que el llamado Estado Islámico ocupase el área cristiana de los Llanos de Nínive, hace dos años.

    Contrariamente a lo que se ha venido sosteniendo, no es una organización católica ni ultra. Franceses e iraquíes se niegan a aclarar cuál es el vínculo preciso que conecta a ambos grupos, pero no hay duda de que ha sido cortejado por la mayor parte de los grupos europeos que reclutan voluntarios para Irak, a menudo entre simpatizantes de Pegida o formaciones políticas europeas islamófobas con experiencia militar. Según Muñoz, Soria influye a menudo en la elección de los españoles que se envían a Irak a través de Dwekh Nawsha Francia.

    Pese a que su importancia militar en el conflicto es apenas significativa, Dwekh Nawsha (DN) terminó por convertirse en poco menos que emblemática gracias, sobre todo, a su hábil manejo de las redes y a las medias verdades extendidas por algunos voluntarios occidentales alentados por razones más políticas que religiosas. Mientras la mayoría prefería guardar silencio, otros han pretendido combatir en una guerra ofensiva contra el Daesh que, en realidad, acaba de empezar. A ello hay que añadir el hecho de que Dwekh Nawsha fuera una de las pocas unidades que aceptaban a extranjeros. Hasta principios del pasado mes de mayo, no tuvieron que rechazar ningún ataque del Daesh que merezca tal nombre. Lo hicieron en compañía de varios miles de 'peshmergas', SEAL norteamericanos y las otras dos milicias cristianas allí destacadas. Esta misma semana, los 'peshmergas' han repelido otro ataque en la zona donde se halla Soria. Sinyar ha sido atacado por medio millar de combatientes del Estado Islámico procedentes de Mosul, mientras las fuerzas kurdas que ya avanzan hacia la capital iraquí del ISIS han conseguido cercar a los yihadistas por el norte y por el este.

    “Los españoles que todavía siguen en el área yazidí de Sinyar están haciendo formación en este momento por cuestiones legales”, asegura Muñoz, en alusión, entre otros, al autodenominado Simón de Monfort, conocido por la Justicia española como Juan Manuel Soria Monfort. Este valenciano tomó el nombre de un cruzado sanguinario ampliamente glosado en las crónicas históricas por su crueldad y por el trato despiadado que dispensó a los cátaros durante la cruzada albigense, a quienes asesinó y mutiló por cientos. "Mátalos a todos y Dios elegirá a los suyos".
    Convocatoria de un acto organizado por Falange sobre combatientes españoles contra el Estado Islámico.
    Distintos motivos, distintas ideologías

    Soria fue candidato al Congreso de los Diputados por el partido de ultraderechaAlianza Nacional en las elecciones generales del año 2008, además de miembro del Frente Antisistema. Fue juzgado y absuelto como presunto cabecilla de esa banda (eludió la condena gracias a que se invalidaron las escuchas telefónicas), y condenado a dos años de prisión por extorsionar a un cura valenciano con material sexual. Con el fin de escapar de la Justicia, trasladó su negocio a Marruecos, donde fue retenido por la policía de ese país a petición de la española. Al decir del exmilitar Jesús Muñoz, lo primero que hará Soria al regresar a España esemprender acciones legales contra los periodistas que le identificaron. Lo cierto es que el ultra valenciano facilitó su nombre en la primera publicación de su grupo de Facebook, al proporcionar un enlace a la página desde la que pedía dinero para su cruzada.

    Buena parte del éxito de esta llamada a la lucha armada guarda estrecha relación con la actividad proselitista que Muñoz y Soria están realizando a través de las redes sociales en colaboración con otras formaciones de ultraderecha. Desde que Muñoz se hizo cargo, la página se viene utilizando para difundir el ideario de La Falange y del sindicato afín TNS. Entre sus usuarios, menudean los comentarios violentos, islamófobos y contrarios al papa Francisco, a quien acusan de “vender la cristiandad al moro”. Asimismo, sus muros han sido utilizados para dirigir comentarios intimidatorios e injurias a varios periodistas ajenos a su entorno ideológico.

    En una entrevista realizada mediante cuestionario, Soria aseguraba hace unos días que no temía lo que le pudiera hacer “un Gobierno de corruptos”. La unidad en cuyo entrenamiento ha colaborado el valenciano es conocida como Fuerzas de Protección Yazidí, una milicia creada por Hayder Sheso en el verano de 2014, tras el genocidio de su pueblo. Tiene un mayor número de efectivos que las Unidades de Resistencia de Sinyar, pero a diferencia de estas, no se halla vinculada al PKK. Soria admite que estuvo pensando seriamente en la posibilidad de ir a combatir a Siria, lo que, llegado el caso, situaría a un ultra español antisistema, abierto simpatizante de Alianza Nacional o el Movimiento Social Republicano, bajo un escenario militar controlado por kurdos antifascistas, el llamado territorio de Rojava. La organización francesa que le reclutó se ha negado a realizar declaraciones sobre los criterios que se siguen para la selección de voluntarios. En su manifiesto fundacional, aseguran, sin embargo, que serán sistemáticamente rechazados los fascistas, los nazis o los candidatos “muy politizados”.

    Por otra parte, la web que gestiona el falangista Jesús Muñoz, en representación de Soria y otros, no es la única 'website' española que ha recibido una avalancha de solicitudes de hispanohablantes deseosos de defender la cristiandad. Existe una página de Facebook anterior, y sin ninguna orientación o fin político específico, queafirma haber recibido 421 mensajes, de los cuales el 90% procedía de iberoamericanos, especialmente de Argentina y de México, por ese orden.
    Combatientes de las YPG, en la localidad asiria de Tel Jumaa, Siria, en febrero de 2015. (Reuters)

    El administrador de la citada página -'Resistencia cristiana en Siria y en Iraq'- asegura que está creciendo el número de quienes se limitan a enviar un simple “Dios les bendiga”, sin mostrar ningún interés por desplazarse a Irak a combatir. Eso sí, a todos ellos les alientan motivos religiosos. “Queremos dejar bien claro que en ningún momento hemos animado a nadie a pelear”, nos dice. En su opinión, la utilidad militar de estos voluntarios es escasa, “aunque hay que admitir que han tenido efectos positivos a la hora de dar a conocer qué está pasando allá y de atraer a medios de todo el mundo”.
    Donaciones, trabajo humanitario y combatientes

    En Francia, se han realizado también reclutamientos a través de una unidad apenas mencionada por la prensa y denominada Lafayette, aunque no consta que sean de españoles, y este diario ha confirmado igualmente que al menos otros 10 españoles han solicitado unirse a una empresa sin ánimo de lucro creada por el norteamericano Matthew Van Dyke para prestar servicios militares a minorías de lugares en conflicto. La entidad en cuestión se denomina Sons of Liberty International (SOLI) y, según reveló El Confidencial a principios de este año, anduvo en pugna con una organización asirio-norteamericana que pretendía recurrir al fundador de Blackwater, Jamey Smith, para entrenar a las milicias. Lo que se hallaba en juego eran los contratos de la milicia fundada por el Movimiento Democrático Asirio, las llamadas NPU. Finalmente, han entrenado tanto a Dwekh Nawsha como a las Niniveh Plain Forces, otra unidad cristiana que combate bajo bandera kurda.

    Según nos explica Van Dyke en Erbil, además de estos 10, otros cuatro han contactado con él para realizar labores humanitarias. “Las motivaciones que los alientan están abrumadoramente concentradas en sus creencias religiosas. Quieren ayudar a los cristianos”, dice Van Dyke. Además, hay “un número considerable de españoles” que ha realizado donaciones económicas.

    Otro voluntario español, autodenominado Juan 'Astray' el legionario, ha conseguido atraer la simpatía de miles de sus compatriotas gracias a su sincero compromiso con la causa que defiende y el modo peculiar y franco con el que narra su día a día en las redes sociales. 'Astray' -públicamente desvinculado de los ultras- fue devuelto a España desde Estambul por las autoridades turcas en su primer intento de alcanzar el Kurdistán, pero posteriormente logró regresar a Irak por otra vía.
    El legionario Juan 'Astray', en Irak.

    Se da la paradoja de que todos estos occidentales, deseosos de unirse a una cruzada cuya existencia niega incluso el Papa, están saltando sobre los deseos de los líderes religiosos y políticos asirios de Irak, quienes han afirmado de forma reiterada que no resulta conveniente para su pueblo que se aliente la idea de un conflicto sectario y religioso. La semana pasada, el patriarca caldeo Louis Raphael Sako -máxima autoridad de esa iglesia iraquí de obediencia vaticana- aseguraba que era una terrible idea que los cristianos constituyeran milicias o aprobaran la violencia.

    De una forma mucho más explícita, el más importante líder asirio de Irak, Yonnadam Kanna, aseguró recientemente que los cruzados españoles y, en general, occidentales, no son bienvenidos en el país. En opinión del máximo responsable de ADM, los europeos que han extendido la falsa idea de cruzada y de guerra religiosa están haciendo un flaco favor a su pueblo. Primero, porque no se precisan efectivos. Y segundo, porque, de algún modo, alimentan el mito de que los cristianos orientales son traidores al servicio de Occidente, lo que, en última instancia, fue el catalizador del genocidio asirio-greco-armenio de Turquía durante la Primera Guerra Mundial.
  • Seguidores iraquíes del Madrid y el Barça dirimen a puñaladas sus rivalidades futbolísticas y políticas

    Kurdos, árabes sunnitas y chíitas, islamistas y asirios proyectan sus diferencias fraticidas a través de los principales clubes españoles



    MEDIA: 3.50
    VOTOS: 6
    COMENTARIOS: 35
    Asirio en un campo de desplazados de la ciudad kurda de Erbil, con la camiseta del Real Madrid.- FERRÁN BARBER
    IRBIL (IRAK).- Ni la invasión norteamericana de Irak (2003) impidió durante buena parte de 2003 que los clubes iraquíes siguieran enfrentándose en el campo. El mismo Uday Husein, a la sazón presidente de la Federación de Fútbol de aquel país, terció públicamente para que la liga nacional continuara. Meses después se supo que el depravado hijo de Sadamhabía golpeado y torturado al entrenador nacional de Irak -el asirio cristiano Emmanuel Baba- y a varios jugadores de la selección tras perder un partido. Tal era su pasión por ese juego que privó a Baba de su medicación para la hipoglucemia durante varios días con la esperanza de que pusiera más empeño en la preparación de los futbolistas que entrenaba. No funcionó. Pero, de algún modo, Uday había reinventado una suerte de contagioso hooliganismo de Estado que, posteriormente, terminó por derramarse sobre el pueblo.

    Hoy, los hinchas iraquíes atesoran el raro privilegio de igualar a los rusos y ucranianos en pasiones violentas. Y lo que es más singular, buena parte del odio tribal y sectario que desangra ese país se articula a través de los dos principales equipos españoles -Real Madrid y Barça-, seguidos con un entusiasmo que a menudo frisa la locura.


    Decapitó a su amigo madridista

    Un acceso de demencia fue, sin duda, lo que sufrió un seguidor del Barcelona de Madain -una población situada a medio centenar de kilómetros al sur de Bagdad-, cuando degolló a su amigo íntimo -hincha del Real Madrid- en 2013, mientras jugaban una partida de fútbol en un juego de Arcade, dentro de un salón recreativo de la ciudad. El asesino apuñaló primero varias veces al madridista y cegado por la furia, le cortó después el cuello en presencia de varios clientes del local.

    El episodio no era ni de lejos aislado. Menos de un año antes, varios hinchas de Kerbala fueron apuñalados durante una trifulca entre seguidores de los dos clubes españoles. La pelea se desencadenó tras un encuentro que el Madrid ganó a los azulgranas por 2 a 1 en el Nou Camp. En ningún país distinto a España se vive como en Irak las rivalidades entre ambos equipos y en pocos lugares del mundo llega a desbordarse la afición al fútbol con semejante violencia.
    En ningún país distinto a España se vive como en Irak las rivalidades entre Barça y Madrid y en pocos lugares del mundo llega a desbordarse la afición con semejante violencia
    Claro que la explosión de furia asociada a ese deporte no se circunscribe únicamente a la enemistad entre el Madrid y el Barça. Nadie escapa en Irak a la ira de los hinchas y ello incluye, entre otros, a los jugadores más reconocidos de su liga, intimidados, con frecuencia, desde antes del comienzo de los enfrentamientos. Incluso el popular centrocampista Karrar Jassim fue recientemente atacado por un aficionado de un equipo rival con un bastón y golpeado en la cabeza. Otro jugador del Dhuluiya FC tuvo que conducir su coche sobre el terreno de juego para rescatar a un compañero herido durante un encuentro clasificatorio de la Liga iraquí que se disputaba contra el Samarra FC. Tal es el temor que llegan a experimentar algunos jugadores, que no es raro que un equipo pierda deliberadamente para evitar las represalias de la hinchada rival. Ni en la liguilla regional más jurásica del mundo es posible encontrar deportistas más expuestos que los iraquíes.
    Niños kurdos con camisetas de los clubes españoles de fútbol.

    Proyectando su frustración

    ¿A qué se debe esta explosión de violencia y qué alienta a los hinchas a dirimir sus diferencias a golpes o, llegado el caso, puñaladas? En opinión de un aficionado de Bagdad, Mohammed Saleh, “la gente del país está agotada -especialmente, los jóvenes- y el fútbol brinda una válvula de escape para sus frustraciones que, a menudo, se desborda con funestas consecuencias”. El hincha kurdo Ajwan B, fan incondicional del Barça, cree, asimismo, que estas luchas proyectan las diferencias religiosas y raciales entre los pueblos iraquíes. “Y si no me cree, pregunte por aquí cómo se le arbitra al Irbil”, equipo-enseña de la capital del territorio kurdo gobernado por Masud Barzani.

    Al igual que sucede entre ciertos sectores de la ciudadanía catalana y vasca, casi nadie suele celebrar las victorias del combinado nacional de Irak en el norte del país. Las aspiraciones separatistas de los kurdos son, a su vez, vistas con resquemor por los árabes sunitas y, a veces, igualmente, por la minoría asiria cristiana, lo que a su vez encuentra un correlato futbolístico premeditadamente fabricado a imagen y semejanza del de España.“Preferiría apoyar a San Marino que a la selección de Irak”, ironizaba en Internet un aficionado kurdo al fútbol de Irbil, tras un encuentro del equipo nacional celebrado en 2014 contra los saudíes. “Venga ya, chicos, somos kurdos. Aunque no tengamos un equipo aceptado por la FIFA, ¿por qué habríamos de apoyar a la selección de un estado que ha intentado suprimirnos desde nuestro establecimiento?”.
    “Preferiría apoyar a San Marino que a la selección de Irak”, ironizaba en Internet un aficionado kurdo
    A la falta de entusiasmo de los kurdos por la victoría de los iraquíes sobre los saudíes contribuyó en 2014 el hecho de que ni un solo jugador de su pueblo hubiera sido convocado para el partido. En el mismo hilo de Internet, podía leerse a otro hincha de Irbil reprochando a los asirios cristianos su apoyo a la selección. “El único lugar donde han ondeado banderas iraquíes tras el encuentro es el barrio asirio de Ankawa. Estos cristianos procedentes de Bagdad y Mosul no muestran el menor respeto por el Kurdistán, la tierra que les da refugio, y en su lugar prefieren apoyar al Estado que les asesina”.

    Prefieren al Barça

    Las aspiraciones separatistas kurdas podrían explicar también, en opinión de algunos, la general preferencia de este pueblo por el Barça, bien es verdad que son muchos también los madridistas que pueden encontrarse en ciudades kurdas como Irbil. Hay quien sostiene que el Madrid es el equipo de las clases acomodadas de la sociedad, llevando de ese modo hasta el final las asociaciones ideológicas acuñadas en España, perfectamente conocidas en Irak por muchos. Lo cierto es, sin embargo, que nadie goza de mayores privilegios en el Kurdistán que su propio presidente, Masoud Barzani, y este es un declarado seguidor del Barça, al que Sandro Rosell invitó en su día a presenciar un partido en el palco del Camp Nou.

    La afición por los equipos españoles en el Kurdistán es un caso digno de mención que ha merecido titulares en el grueso de los diarios del planeta. Ni siquiera en Madrid y en Barcelona se vive el Clásico con un entusiasmo comparable al de los hinchas que poseen ambos clubes en Irbil y Suleimania. En esta última ciudad, varios aficionados al fútbol resultaron heridos en accidentes de tráfico acaecidos durante las celebraciones que siguieron al último enfrentamiento entre los colosos españoles.
    Varios aficionados resultaron heridos en accidentes de tráfico en las celebraciones tras el último enfrentamiento entre los colosos españoles
    Durante las horas previas a estos encuentros, los aficionados de Irbil se reparten por los cafés de la calle Iskan en función de sus filias y sus fobias. Las disputas crecen en intensidad a medida que el partido avanza mientras la ciudad literalmente se vacía. Con frecuencia, los hinchas llegan a las manos, envalentonados por el güisqui que se vende en Ankawa. El barrio cristiano ha sido rebautizado por algunos con el nombre de Las Vegas, en honor al número creciente de bares y locales de prostitutas.

    Inevitablemente, unos y otros terminan festejando el triunfo del equipo mediante una costumbre tribal kurda y árabe que consiste en disparar al aire armas de fuego. “Afortunadamente, no se han registrado heridos de bala debido a las celebraciones”, suelen precisar los diarios locales, cuando, en efecto, nadie ha resultado alcanzado, lo que no sucede siempre.

    El Barça de los kurdos

    El correlato del Irbil de Barzani entre los kurdos de Turquía viene a ser un equipo renombrado por los nacionalistas del HDP en octubre de 2014 como Amed SK. Los habitantes de Diyarbakir lo llaman el Barça de los kurdos, no sólo por su juego como por lo que representa. Se trata de un combinado modesto que militó este año en la Segunda B de su país y aun así logró alcanzar los cuartos de final de la Copa turca tras vencer al Buraspor. El Gobierno de Ankara prohibió a los hinchas del Amed, simpatizantes de los confederalistas kurdos del PKK, asistir al partido de eliminatoria con el Fenerbahçe y el encuentro se celebró finalmente con las gradas vacías. Uno de sus jugadores -el centrocampista Deniz Naki- fue sancionado con doce partidos debido a las declaraciones realizadas en las redes sociales en favor de los kurdos, en medio del conflicto que aún se vive en el sureste de Anatolia.

    Y lo que en el Kurdistán ha devenido en una pasión de masas, es a los ojos de ISIS uno de los pecados más depravados y anti islámicos importados de Occidente. En Mosul no se juega al fútbol y el contemplar siquiera algún encuentro es castigado con la muerte. En enero de 2015, los alucinados yihadistas de Daesh ejecutaron a trece adolescentes de esa ciudad por seguir en la televisión un partido de Irak contra Jordania. La yihad de ISIS contra el fútbol se cobró otras cuarenta vidas el pasado mes de marzo en la ciudad iraquí de Alejandría cuando un suicida se infiltró entre el público que presenciaba un encuentro de fútbol entre equipos locales e hizo estallar un artefacto que hirió también a un centenar de personas. La guerra que se libra en todo Oriente Medio ha alcanzado también a este deporte.
  • Desplazados iraquíes piratean una“app” militar americana para espiar las ciudades ocupadas por el EI

    ATAC permite tener información en tiempo real de qué sucede en los territorios que controla el Daesh, en vísperas de la ofensiva sobre Mosul.


    Publicado: 13.08.2016 20:17 |Actualizado: 14.08.2016 07:30
    VOTOS: 6
    COMENTARIOS: 6
    Un miliciano de Zowaa desplegado en Alqosh consulta su smarthpone. FERRAN BARBER
    ERBIL (IRAK).- Desplazados yazidíes y asirios del Kurdistán iraquí han pirateado una herramienta informática de uso militar creada por los norteamericanos para tratar deaveriguar cuál es el estado de las poblaciones de las que fueron expulsados por el Daesh.

    A falta de información precisa sobre el estado de los inmuebles públicos o los posibles daños causados en sus propiedades y viviendas, cristianos, chabaquíes y yazidis han compartido los enlaces de descarga de una versión civil de ATAC para Android, cuyo uso se halla restringido al personal militar estadounidense y, excepcionalmente, a los empleados de las agencias que trabajan en colaboración con su Gobierno.

    “No hay, como quien dice, nadie que posea un smartphone y no disponga de ella pese a su uso supuestamente restringido, lo que nos permite suponer a muchos que también el propio Estado Islámico se ha hecho con su correspondiente copia y se sirve de ellas con fines militares”, nos explica Ninos T., un joven asirio de Karakosh, desplazado tras la ocupación de la ciudad, hace ahora dos años.

    La llamada Android Tactical Assault Kit o el Kit de Asalto Táctico para Android (ATAC, de acuerdo a su denominación inglesa) es una aplicación creada, entre otros por los laboratorios de investigación de la Fuerza Aérea y del Ejército de Tierra estadounidenses.Permite el uso del GPS en combinación con imágenes de satélite del planeta procedentes de la Agencia Aeroespacial americana, de una gran fidelidad y a tiempo real. Posee además, una serie de herramientas de voz, texto, chat, vídeo y fotografías que proporciona a los soldados información de “alta precisión” sobre su entorno. A diferencia de Google Maps, la información visual se actualiza al segundo.

    “Ni sabemos quién insertó el enlace ni tenemos idea de si la versión que usamos se haya todavía más mermada que la que usan los funcionarios. Creemos que se actualiza cada quince días o cada semana”, explica Ninos T. Gracias a ello, han sabido, por ejemplo, que las fuerzas de la coalición han bombardeado esta semana algunos edificios de Karakosh (Bajdida, en asirio), donde supuestamente se alojaban y entrenaban a los combatientes del Daesh.
    La aplicación que han pirateado los desplazados es la versión civil que el Gobierno de Washington autoriza a utilizar a algunos de sus funcionarios
    Esta herramienta fue desarrollada en 2010 para poder ser utilizada en Android y Windows (Wintak). Recientemente, se ha lanzado un nuevo software perfeccionado para Iphone. La aplicación que han pirateado los desplazados es la versión civil que el Gobierno de Washington autoriza a utilizar a algunos de sus funcionarios que cumplen ciertos estrictos requisitos. Ésta carece de algunas de las funcionalidades que posee la militar, pero permite, en cualquier caso, saber qué está pasando al otro lado del telón islamista de acero.

    Gracias a las imágenes obtenidas por ATAC y a la información que se filtra a cuenta gotas, hemos averiguado también que Daesh mantenía hasta la fecha un número reducido de hombres en la capital asiria de los Llanos de Nínive y que después de saquearla se limitó a hacer pedazos dos iglesias, así como el estadio deportivo Ammo Baba y algunos edificios públicos entre los que se encuentra el propio ayuntamiento.
    El interés de los cristianos caldeo-asirios, los chabaquíes y los yazidíes por saber qué van a hallar en las ciudades y los pueblos de los que fueron despojados ha crecido en parejo a la expectación creada por la ofensiva final sobre Mosul que en estos momentos se está gestando. Todo el mundo da por hecho que la ciudad caerá en breve, pero a los desplazados les preocupa, sobre todo, qué sucederá después de la derrota de ISIS. Se estima que al menos un tercio de los cristianos no volverán jamás a sus hogares.

    Hace ahora quince días, en vísperas del segundo aniversario de la pérdida de Karakosh y otras poblaciones próximas de mayoría caldeo-asiriay yazidí, el presidente del Partido Democrático del Kurdistán (KDP, según sus siglas inglesas), Masud Barzani, se comprometió a reconquistar todo el área que los islamistas radicales usurparon en los Llanos de Nínive, tan pronto como se desencadene la ofensiva sobre la capital iraquí del autoproclamado califato.

    Esta misma semana, los peshmergas kurdos le han reconquistado al Daesh varias pequeñas aldeas, en su mayoría chabaquíes, situadas en las proximidades de Nínive, mientras reconstruyen infraestructuras necesarias para el ataque final, demolidas por los yihadistas en su retirada hacia el mayor de sus feudos iraquíes. Al menos un voluntario español alentado por motivos religiosos -Juan “Astray”, el legionario- dice haber tomado parte en ella. Astray -sobrenombre tomado del creador de la Legión- tuvo que tomar dos vuelos, antes de llegar a Irak, tras ser devuelto por Turquía a España desde el aeropuerto de Estambul.
    Imagen de la alicación 'Android Terminal Assault Kit'.
    La gran batalla final sobre Mosul se ha venido demorando hasta la fecha debido a las elevadas temperaturas del verano y a la ausencia de las infraestructuras necesarias para hacer frente al flujo de desplazados que desencadenará el conflicto, estimado en más de un millón de personas. Todas las organizaciones humanitarias internacionales trabajan estos días a marchas forzadas en la construcción de campos.

    Las distintas facciones no han conseguido ponerse de acuerdo tampoco hasta el momento acerca de la composición y de las atribuciones de la fuerza militar que tomará parte en ella Barzani ha aclarado ya que sus peshmergas lucharán -lo que, de hecho, están haciendo ya-, pero no entrarán en Mosul. A la postre, lo que se trata de evitar son las “vendettas”, así como las ulteriores represalias y luchas intestinas entre las distintas unidades que combaten, a menudo enfrentadas encarnizadamente.

    El último bastión de los caldeo-asirios iraquíes -los citados Llanos de Nínive- cayó en poder del Daesh el 6 de agosto de 2014. Dentro de este territorio de la superficie de Las Palmas se encuentra la mencionada Karakosh o Bajdida, una ciudad de 50.000 habitantes mayoritariamente habitada por cristianos y otras minorías como yazidíes y chabaquíes. Tanto árabes como kurdos se disputan actualmente su control debido a su riqueza petrolífera.

    Karakosh se encuentra a tan sólo 50 kilómetros de Mosul y en las proximidades de las ruinas de la antigua ciudad bíblica de Nínive que da nombre a las planicies, un lugar emblemático para el movimiento nacionalista asirio, intelectualmente inspirado por laidea de que los cristianos iraquíes son los verdaderos herederos de las civilizaciones asiro-caldo-babilónicas del Creciente Fértil.
    Tanto las localidades cristianas que quedaron del lado kurdo, como las que permanecieron bajo el control de ISIS han estado deshabitadas hasta la fecha
    Una semana antes de tomar Karakosh, los asesinos del Daesh cortaron el suministro de agua aduciendo que los perros que habitaban la localidad no merecían ni beber. Tan sólo las fuerzas militares kurdas concentradas en la ciudad podían evitar que los asirios corrieran la misma suerte que muchos de los cristianos de Mosul, obligados a partir sin ninguno de sus bienes e inicialmente hacinados en las parroquias de ciudades como Erbil y en los campos de desplazados que se improvisaron en el norte del país.

    Los soldados de Barzani a quienes Bagdad había encomendado la defensa abandonaron el lugar sin proteger siquiera la retirada de la población civil. Ni caldeo-asirios ni yazidíes pudieron hacer algo por los suyos, dado que habían sido desarmados en los meses precedentes por los mismos peshmergas, que según la población, los dejaron a la merced de los islamistas. La ciudad quedó completamente inerme y Daesh la tomó, literalmente, con unos pocos vehículos. Varias personas quedaron atrapadas y sufrieron malos tratos y torturas.

    Desde entonces, y hasta hoy, Karakosh ha permanecido ocupada tan sólo por un número pequeño de yihadis de ISIS. Los kurdos han asegurado en su defensa que carecían de las armas necesarias para repeler una ofensiva y tuvieron que retroceder por razones militares tácticas. Se ignora, por otra parte, cuál es el número exacto de cristianos que viven todavía en Mosul, aunque se teme que muchos hayan muerto, dado que el grueso de quienes permanecieron en Mosul eran ancianos o impedidos.

    Poco después de la caída de Karakosh y otras poblaciones aledañas de los Llanos, se reconquistó la también cristiana localidad de Teleskoff, no tanto por restituir sus hogares a la población caldeo-asiria como por la necesidad de crear un cinturón militar que permitiera defender la estratégica presa de Mósul. Tanto las localidades cristianas que quedaron del lado kurdo, como las que permanecieron bajo el control de ISIS han estado deshabitadas hasta la fecha, o tan sólo ocupadas por las guarniciones militares de peshmergas y las pequeñas células de terroristas islamistas que las defienden, en ambas vertientes del frente.
    Desplazados de Karakosh, en un campo próximo a Erbil, durante el entierro de siete de los suyos. FERRAN BARBER
    Privados de sus hogares y desposeídos de cuanto tenían, los desplazados han vivido hasta la fecha de la caridad de las iglesias y las organizaciones no gubernamentales que operan en la zona. A la precariedad y los problemas específicos que enfrentan debido a la persecución religiosa de la que han sido víctimas yazidíes, chabaquíes y cristianos, hay que añadir los que padece la totalidad del Kurdistán, y entre otros, un corralito y una crisis económica sin precedentes.

    Por otro lado, los líderes políticos de las distintas minorías concentradas en los aledaños de Mosul coincidían la semana pasada en que el retorno no será posible si no se garantiza de algún modo la seguridad de la población desplazada en la era post-Daesh. Una de las fórmulas que se han propuesto es crear una provincia para las minorías dentro del territorio de Nínive.

    Otros, como el patriarca siriaco-católico, Ignatius Joseph III, iba algunos pasos más allá y proponía hace algunos días, en el transcurso de una visita a Portugal, el establecimiento de un protectorado de Naciones Unidas que garantice durante un periodo no inferior a diez años, que tanto los cristianos como los chabaquíes y los yazidíes puedan vivir en igualdad de derechos junto a los árabes sunitas, en algún territorio, pendiente de delimitar, pero emplazado en el área de los Llanos. A su juicio, sólo de ese modo podría alentarse a regresar sin miedo a los desplazados de la guerra.

Comentarios

Nuestros lectores dicen